Aceites esenciales para los rituales mágicos

con No hay comentarios

Aceites, jabones, inciensos… no sólo se usan velas para la magia

Desde el principio de los tiempos, hemos conocido la magia y buscado el modo de canalizarla mejor. Conocemos rituales y oraciones diversas para ayudar a que las cosas sucedan como deseamos, para protegernos, para limpiar nuestra aura, etc. Utilizamos a diario amuletos y talismanes para protegernos en nuestro día a día, repetimos determinadas frases o gestos ante algunas situaciones, evitamos ciertos números o colores o gestos, o palabras… la magia y la espiritualidad forman parte de nuestra cotidianidad, aunque a veces nos cueste admitirlo para no pasar por supersticiosos.

Y sin embargo, hay otros elementos que muchos utilizamos casi a diario sin caer en su importancia, ya que casi hemos olvidado que forman parte de la espiritualidad y la magia desde siempre. Así sucede con los aceites esenciales.

Vivimos rodeados de olores artificiales que llenan nuestra casa y nuestra vida. Llenamos nuestras casas, tiendas y despachos de ambientadores buscando esa conexión con nuestro espíritu más puro, pero lo hacemos de un modo desacertado, porque hemos olvidado el poder de las esencias. Olvidamos que ciertos aceites, extraídos de diferentes partes de algunas plantas o de ciertas resinas pueden ayudarnos no sólo a “perfumar” nuestra vida, sino a despertar en nosotros la vibración mágica y del espíritu y que puede ayudarnos a desarrollar todo nuestro potencial en muchos sentidos. Al fin y al cabo, todos formamos partes de esa vibración espiritual primaria que culmina en la más pura magia.

Sabemos que la aromaterapia influye en esa vibración. Desde tiempos inmemoriales, los chamanes de todas las culturas se han ayudado de plantas secas, aceites y extractos para reforzar sus rituales y canalizar su videncia. En los rituales mágicos se utilizan preferentemente los aceites esenciales, puesto que son mucho más potentes. En cambio, para otro tipo de rituales, como las limpiezas espirituales o del aura por ejemplo, se suele preferir la utilización de plantas secas (a veces, también frescas) o jabones, para evitar una exposición demasiado potente, que podría provocar efectos no deseados en la persona que se somete a ella. A través del uso de los aceites esenciales en nuestros rituales mágicos, inspiramos vibraciones mágicas que elevan nuestro espíritu y nuestra conciencia a rangos más altos.

La palabra «esencial», se utiliza para referirnos tanto a las fragancias como al espíritu o a lo más importante de nuestro ser. Tal vez no sea casualidad. La utilización de determinadas fragancias puede llevarnos a un nivel de conciencia que nos eleva a las vibraciones más altas, aquellas que sólo están al alcance de los espíritus más iniciados, los chamanes, videntes y profetas. ¿Es casualidad que los Reyes Magos ofrecieran incienso y mirra al hijo de Dios? ¿Encontramos en nuestra cultura un mejor ejemplo de la fuerza de las esencias para el espíritu?

incienso mágicoHoy sabemos que en nuestra nariz hay infinidad de receptores olfativos que conectan directamente con el cerebro y el sistema nervioso. Y sin embargo, todas las culturas antiguas, aún sin tener los conocimientos físicos necesarios para saberlo, habían comprobado por ensayo y error que determinadas resinas y esencias de plantas permitían la conexión entre la mente consciente y el inconsciente, es decir, propiciaban la comunicación de la mente con las deidades y los espíritus.

El aceite esencial es, símplemente, lo más puro de la planta, su espíritu, su parte primordial. El aceite esencial recoge sus vibraciones y nos permite utilizarlas para mejorar nuestro entorno o nuestra receptividad de un modo sencillo. No olvidemos que los aceites esenciales son muy volátiles, dispersando ese espíritu de la planta con rapidez por el aire que nos rodea, para facilitar nuestra captación a través de las fosas nasales y de los receptores hasta nuestro cerebro. Fascinante ¿no?

¿Cuántas veces, al percibir un olor, nuestra mente se traslada a un lugar o a un momento de nuestra vida que habíamos olvidado o no teníamos presente? ¿Necesitamos más prueba de cómo influye en nuestro espíritu (y nuestro cerebro) los olores?

No es extraño entonces que las esencias nos ayuden a evocar conocimientos atávicos que existen en nosotros aunque no seamos conscientes de ello. Permitamos entonces, que las esencias de la naturaleza nos ayuden a canalizar nuestra videncia interior y nuestra capacidad mágica. O símplemente, sustituyamos esos terribles ambientadores artificiales por aceites esenciales de calidad que nos permitan no sólo deleitar nuestra nariz, sino que transmitan la fuerza y la vibración de las plantas a través de nuestra nariz hasta nuestro cerebro y espíritu. Al fín y al cabo, en los tiempos que vivimos, cualquier ayuda que nos permita canalizar nuestro potencial y armonizar nuestros sentidos ya es más que bienvenida. Y, si practicas la magia o la videncia, encuentra los mejores aceites y jabones para la magia aquí.

Deja un comentario