Ritual para la noche de difuntos

con No hay comentarios

Hola, ya sabemos que la noche del 31 de octubre es una fecha de las más importantes en nuestro calendario esotérico.

La magia que ejerce este día es tan potente como real, solo tenemos que confiar en ella y conseguir nuestros objetivos con la ayuda de las fuerzas del Universo, con nuestros guías y con nuestros seres queridos que se han ido y por supuesto con nuestra fuerza.

Pidamos, pues, para que se cumplan nuestros deseos…

Para este ritual necesitarás:

Lo primero que tenemos que pedir es desprendernos de todo lo negativo que hayamos adquirido durante este año, sea de la índole que sea: en el amor, trabajo, amistades, economía, familiares, etc. y pedir que venga todo lo positivo a nuestras vidas.

Para ello, tenemos que escribir en un papel pergamino los tres deseos más importantes para nosotros.

Hagamos un círculo en el suelo con 7 velas de colores. Verde, morada, roja, blanca, amarilla, azul y rosa. Cada una en un vasito pequeño.

Entre ellas colocad tierra limpia del monte o de la playa, con pétalos de flores de varios colores, mismo las que encontremos en el monte, o compradas.

Nos sentaremos con las piernas cruzadas en el medio del círculo y colocaremos delante nuestro otra vela color naranja en un platito, que untaremos de aceite de romero o de sándalo o aceite de palo santo. Y alrededor un círculo de hojas de ruda o laurel.

Encenderemos primero las velas del círculo, una a una con una cerilla de madera, leyendo nuestros deseos escritos en el pergamino, siete veces.

Y a continuación encendemos la vela naranja y quemamos nuestros deseos escritos.

Nos quedamos un ratito meditando y visualizando lo que vamos a conseguir, y tranquilamente nos levantamos y dejamos que las velas sigan su curso. (Vigilad que no haya cerca nada que pueda prenderse).

Si salimos esa noche, no importa, pues al día siguiente se recoge todo y se tira bien lejos, ya que habrá absorbido todo lo negativo y nos queda lo positivo, excepto lo que quede de la vela naranja y las cenizas del pergamino, que conservan nuestros deseos y debemos guardarlos en una cajita como éstas hasta el próximo año.

Recordad no pedir cosas imposibles, solo cosas que sepamos que nos las podemos ganar y por supuesto nos las merecemos. No se trata de hacer trampas al Universo, sino de pedir su ayuda. Así seguro que lo conseguimos.

Os deseo toda la suerte posible y os mando un beso muy muy grande.

Compartid este ritual con vuestros amigos y seres queridos para que la fortuna también les alcance a ellos.

Save

Deja un comentario